Búsqueda personalizada

¿DE DÓNDE VIENEN LOS NIÑOS?



¿Cuantas veces te has preguntado de dónde vienen los niños?, quizás has querido preguntar a papá y a mamá sobre el tema pero te ha dado vergüenza, o quizás lo has hecho y no te han sabido responder… no te preocupes, porque tus dudas tienen fácil respuesta.
Algunos papás no saben muy bien como explicar estas cosas, quizás porque les da un poquito de apuro, pero en realidad la forma en que vienen los niños al mundo es de lo más natural.
Hemos preguntado a algunos niños y niñas de dónde creían que habían venido, y sus respuestas fueron las siguientes:

Me trajo la cigüeña en una entrega especial


Me trajo el gato una noche


Vine de París dentro de un paquete


Me trajo un duende del bosque



Pero tú ya sabes que nada de esto es verdad. La verdad es mucho más interesante. Así que vamos a empezar desde el principio.

LAS PERSONAS PEQUEÑAS LAS HACEN LAS PERSONAS GRANDES.

Lo primero que hay que saber es que los niños los hacen los mayores. Uno de los mayores tiene que ser una mujer, el otro un hombre. En otras palabras, las dos personas que te hicieron fueron tu padre y tu madre.
Si pones a tu padre y a tu madre juntos y les pides que se quiten toda la ropa, notarás una cosa interesante.
Los dos no están hechos igual. Quizás ya te habías dado cuenta de eso, pero lo verás mejor si los ponemos juntos sin nada de ropa. Lo primero que notarás es que tienen tamaños diferentes, y también tienen formas diferentes. Y además, sus cuerpos también tienen partes diferentes.


¿EN QUÉ CONSISTEN LAS DIFERENCIAS?

Esto es muy importante, pues gracias a esas partes diferentes tu padre y tu madre han podido hacerte.
Hemos dibujado dos figuras para que veas y compruebes las diferencias. No te preocupes si las figuras del dibujo no se parecen demasiado a tu padre y a tu madre. Las partes importantes son las mismas en todos nosotros (incluido tú). Veamos las diferencias de arriba abajo.

Lo primero que verás es que el hombre tiene el pecho liso. En cambio la mujer tiene dos bultos redondeados en el pecho. Estos bultos tienen muchos nombres. Algunas personas los llaman senos, otras dicen tetas, pero su nombre propio es pechos, y este es el nombre que debes guardar en la memoria.

Nada más nacer tú, los pechos de tu madre son algo así como una cisterna móvil de leche. Los primeros meses de tu vida el único alimento que podías tomar era leche (porque todavía no tenias dientes; por eso no podías comer salchichas, ni filetes de pescado ni nada, tenias que beber alimentos).

Bien, la leche que te mantuvo vivo los primeros meses de vida venia de un biberón o de los pechos de tu madre. Debemos estar agradecidos a esa parte del cuerpo por todo lo que le debemos.

Fíjate ahora un poco más debajo de la cintura de la mujer, y verás que esta parte se ensancha; en cambio en el hombre, no. Son las caderas.

La razón de que la mujer se ensanche en esa parte (las caderas) es hacer sitio suficiente para un niño. Pero de esto hablaremos después.

Mira aún más abajo, entre las piernas. Tanto el hombre como la mujer tienen ahí una buena mata de pelo fino. (No te preocupes, tú también la tendrás cuando seas mayor).

Pero lo más importante es que el hombre tiene algo que le cuelga entre las piernas, y la mujer no. Todos los chicos tenéis una cosa igual, que se hará más grande cuando seáis más grandes. Como los pechos, esa parte que cuelga tiene muchísimos nombres. Pero su nombre correcto es pene. Eso es, pues, lo que tiene el hombre.

¿Y que tiene entonces la mujer entre las piernas?. Pues tiene una pequeña abertura llamada vagina.

Ahora que ya conoces estos dos nombres, el pene y la vagina, veamos cómo se hace un niño.

EL PRINCIPIO DE UN NIÑO

Lo que pasa es esto. Supongamos que el hombre y la mujer están acostados juntos en la cama. (Esta parte suele ocurrir en la cama, porque es un sitio agradable y cómodo).

El hombre ama a la mujer, entonces le da un beso. Y ella también le da un beso a él porque también le ama. Y los dos se abrazan y se estrechan muy fuerte. Al ratito, el pene del hombre se endurece y se vuelve mucho más grande de lo que está normalmente. Se hace más grande porque tiene mucho trabajo que hacer.

Entonces, el hombre tiene la necesidad de estar todo lo cerca de la mujer que pueda, porque la quiere mucho. Y para estar de verdad muy cerca, muy cerca, lo mejor es estar dentro de ella; entonces se echa encima de ella y le introduce el pene dentro de la vagina. Esto puede resultarte raro, pero la naturaleza, que es muy sabia, lo tiene todo pensado. El pene del hombre encaja perfectamente dentro de la vagina de la mujer, es como un puzzle, pero solo de dos piezas.

HACER EL AMOR

Es una sensación muy agradable para los dos, para el hombre y la mujer. A él le gusta estar dentro de ella. Y a ella le gusta que él esté dentro suyo. A esto se le llama hacer el amor, porque todo empieza porque el hombre y la mujer se aman el uno al otro.

Es una sensación difícil de explicar, pero te harás a la idea si imaginas una especie de hormigueo cosquilleante muy agradable que empieza en la barriga y se extiende después por todo el cuerpo.

Y como sabes, cuando sientes que te hacen cosquillas, te sientes muy bien y te contorsionas y te mueves sin parar. Aquí pasa lo mismo, sólo que estos movimientos son de una clase especial.

Lo entenderás mejor si te decimos que las partes que mas cosquillas hacen son el pene del hombre y la vagina de la mujer. Por eso, la mayoría de contorsiones ocurren ahí abajo.

El hombre introduce y retira el pene de la vagina de la mujer, con lo que las partes que hacen mas cosquillas se frotan una con otra. Es como rascarse cuando algo te pica, pero muchísimo más agradable.

Al principio esto suele hacerse despacio, y luego cada vez mas deprisa, conforme el cosquilleo se hace más y más fuerte.

¿POR QUÉ SE PARA EL COSQUILLEO?

A lo mejor estas pensando ahora: si eso es tan agradable, ¿por qué la gente mayor no lo hace a todas horas? Hay dos razones.

Primera, porque cansa mucho, más que jugar al fútbol, correr, o saltar, o subirse a los árboles, más que casi todas las cosas. Por eso, aunque es muy bueno, no puedes hacerlo todo el día.

La segunda razón es que algo de verdad maravilloso pone punto final a la sensación de cosquilleo y, al mismo tiempo, es el principio de la formación del niño.

El hombre y la mujer se agitan y retuercen de una forma que parece que vayan a estallar, y casi es esto lo que sucede. El frotamiento de un cuerpo contra el otro termina con una sacudida muy agradable para los dos, pero muy, muy agradable. Repetimos que no es fácil explicarte esta sensación. Pero sabes lo que se siente cuando te pica la nariz un rato y luego, por fin, estornudas. Es una cosa parecida.

Y justo en ese momento, un chorro de materia espesa sale por la punta del pene del hombre y va a parar dentro de la vagina de la mujer. Pues bien, te lo creas o no, esa materia espesa es el principio de las personas, tú, yo y todos. Se llama esperma.

EL ESPERMA ROMÁNTICO

Cada gota de esperma está constituida en realidad por cientos y miles de espermatozoides, unos seres parecidos a los renacuajos, tan pequeños, que solo podemos verlos con un potente microscopio. Lo que hacen después estos espermatozoides es asombroso de verdad.
Al salir del pene del hombre, los espermatozoides suben por la vagina de la mujer como diminutos renacuajos nadando contra la corriente. Van en busca de un óvulo de los muchos que la mujer produce dentro de ella cada mes. Si uno de esos espermatozoides se encuentra con un óvulo, tiene lugar entre ellos una singular unión. Esto se llama fecundación y su resultado es el principio de un niño.

El esperma y el óvulo se combinan y hacen una persona pequeñísima. Fíjate si es pequeña que pasan unas semanas sin que la madre se dé cuenta de que la tiene dentro.

DE UN PUNTITO A UN NIÑO… EN NUEVE MESES

Pero despacio, muy despacio, ese puntito crece dentro del vientre de la madre. Esa cosita se alimenta de lo que come la madre. Está protegido y caliente en un lugar de la barriga de la madre llamado útero.

En un período de nueve meses, el puntito se transforma, de casi nada que es al principio, en un niño completamente formado y listo para nacer y venir al mundo.

A lo mejor te gustaría saber lo que pasa durante esos nueve meses, por eso aqui tienes una página dónde lo explica todo sobre las fases del embarazo, por si te interesa darle un vistazo.



PRIMER MES
El niño o niña dedica este primer mes a crecer, y así se convierte, de un puntito que casi no se ve, en una criatura diminuta, del tamaño de un diente tuyo. Y fíjate que, a pesar de ser tan pequeño, ya tiene espinazo y un principio de brazos, piernas, nariz y ojos. Hasta tiene un corazón que late.
SEGUNDO MES
Al final del segundo mes nuestro niño ya no sólo tiene brazos y piernas; ahora tiene también los dedos de las manos y los pies, los codos y las rodillas. Y una cara pequeñita pero formada.
TERCER MES
En este mes el niño empieza a desarrollar el aparato para emitir voz, es decir, las cuerdas vocales, que necesitará cuando tenga que chillar pidiendo comida.
CUARTO MES
Ahora tiene ya un tamaño bastante aceptable, más o menos como una de las manos de su mamá. También tiene, digamos, más vida; al final de este mes es normal que la madre sienta que el niño se mueve dentro de ella ( un poco despúes puedes poner la mano sobre la barriga de una madre y sentir tú mismo cómo se mueve).
QUINTO MES
Mes emocionante, porque es cuando aparece en la cabeza de los niños hasta entonces calva, un fina capa de pelo. Crecen las uñas de los pies y de las manos, y un médico con uno de esos aparatos para oír, puede escuchar cómo late el corazón del pequeñin.
SEXTO MES
Aunque apenas ve todavía (está muy oscuro allí dentro), el niño abre los párpados y le empiezan a crecer las pestañas y las cejas.
SEPTIMO MES
Si pensabas que el niño era grande antes, ahora te parecería enorme. Es más o menos como un brazo tuyo (pero todo enroscado) y pesa casi un kilo y medio. Ahora que su cuerpo ha crecido un poquito, empieza a crecerle también el cerebro.
OCTAVO Y NOVENO MES
Este tiempo lo pasa haciéndose más grande y más fuerte, es decir, preparándose ya para ver cómo es el mundo.
EL NACIMIENTO
Llegamos, pues, a ese día por el que todos hemos pasado pero del que nadie se acuerda.
Tenemos al niño, todo enroscado, dentrode su madre. ¿Como se las arregla para salir?.
La respuesta es muy sencilla; empujando. Despúes de esos nueve meses, más o menos, ya es hora de que mamá descanse. El niño está preparado para salir afuera, y la naturaleza hace que las cosas vayan por el camino apropiado.
UN DOLOR DE BARRIGA MUY ESPECIAL
Lo primero que nota la madre es una serie de dolores en la barriga, que se producen a intervalos regulares (se les llaman dolores de parto).
Al principio, entre dolor y dolor pasa bastante rato, pero poco a poco se hacen casi seguidos, y es entonces cuando el médico se prepara para ayudar al niño a salir.
Lo que la madre tiene que hacer entonces es empujar al niño para que salga por la abertura de entre las piernas, y para ello utiliza todos los músculos que hay dentro de su barriga.
LA ÚLTIMA PARTE ES LA MÁS DIFÍCIL
Si piensas un momento lo grande que es el niño y lo pequeña que es la abertura, te harás una idea de lo costoso que debe de ser para la madre este trabajo.
Esta parte del nacimiento, llamada parto, puede durar mucho tiempo, y cansa mucho. Es agotador. Pero al final, sale el niño, con la cara toda colorada, muy enfadado y chillando como un espectador de un partido de fútbol. (Tú también chillabas cuando naciste, porque verdaderamente , es toda una impresión salir al frio después de nueve meses de estar calentito y bien abrigado).
Queda por hacer una última cosa antes de que todos podamos respirar tranquilos. Durante los nueve meses de vida antes de nacer, el niño se ha alimentado por un tubito pegado a su barriga y conectado a su mamá.
POR QUÉ TIENES UN BOTÓN EN EL VIENTRE
Ahora que el niño ha nacido y va a empezar a tomar alimentos por la boca, ya no necesita ese tubo. Por eso el médico lo corta con unas tijeras ( el niño no siente ningún dolor), hace un nudo con la puntita que queda y lo limpia todo muy bien. Así fué cómo se te formó ese botón en el vientre, el ombligo, que es todo lo que queda de aquel tubito por el que te alimentabas antes de nacer.
Bueno. Ahora ya sabes de dónde has venido. Quizás te parezca que es un trabajo excesivo por una persona tan insignificante. Pero tu padre y tu madre lo soportaron todo por una razón muy importante. Y si quieres saber qué razón es ésa, no tienes más que mirarte al espejo. Todo lo hiceron por tí.





Adaptación de la obra de Peter Mayle "¿de dónde venimos?".