Búsqueda personalizada

NIÑOS CON DISLEXIA. ¿QUE ES LA DISLEXIA?.

Dislexia es un tipo de problema de aprendizaje en la que un niño(a) tiene dificultades aprendiendo a leer y entendiendo el lenguaje escrito. Incluso los niños(as) que tienen una inteligencia promedio o superior al promedio, suficiente motivación y oportunidades para leer pueden tener dislexia. Debido a que los niños(as) con dislexia tienen problemas al hacer la conexión básica entre las letras y los sonidos, generalmente también tienen dificultades al deletrear, escribir y hablar.

Cifras estimadas indican que hasta un 20% de todas las personas de los Estados Unidos tienen dificultad al leer y que el 85% de ellas padecen dislexia. Las causas de la dislexia no son claras y pueden variar en términos de severidad; algunas investigaciones indican que puede ser hereditaria.

Con la enseñanza y la asistencia apropiadas, un niño(a) con dislexia puede aprender a leer, prosperar en la escuela y tener éxito en el mundo laboral. Pero es importante que el niño(a) sea diagnosticado lo antes posible proporcionándole la asistencia y el apoyo necesarios.

¿Qué es la dislexia?

Una asunción muy común sobre la dislexia es que las letras o las palabras aparecen al revés, i.e., "ver" aparece como "rev." Este tipo de problema puede ser parte de la dislexia, pero leer las letras al revés es algo muy común entre los niños(as) hasta que llegan al primer grado en la escuela, esto no le ocurre solamente a niños(as) con dislexia.

Cuando la mayoría de los niños están aprendiendo a leer, utilizan métodos "decodificadores" típicos: aprenden a reconocer las letras al verlas y aprenden el sonido correspondiente a cada una de ellas. Luego comienzan a descubrir cómo se ven y cómo suenan las letras cuando se juntan para formar palabras. Luego incluyen estas observaciones conjuntamente con el aprendizaje y memorización de las palabras, su significado y cómo pueden formar oraciones.

Un niño(a) con dislexia generalmente tiene problemas haciendo la conexión entre el sonido y la letra que produce ese sonido y a la misma vez, tiene dificultad combinando esos sonidos para formar palabras. Cuando toma mucho tiempo emitir el sonido de una palabra, entonces el niño(a) tiene dificultades al leer oraciones y entenderlas. Un niño(a) con dislexia puede que olvide las letras y su significado en el contextos más amplio de una oración o de un párrafo. En algunos casos de dislexia, un niño(a) tiene problemas distinguiendo entre ciertos sonidos, como los de la "P" y la "B" o tiene dificultades identificando el orden correcto de las letras.

Los estudios ahora indican que la dislexia ocurre debido a la manera como se ha formado el cerebro y cómo procesa la información que recibe. Las personas con dislexia procesan la información en una parte del cerebro diferente a las personas que no padecen de dislexia.

Las razones específicas por las que las que algunas personas procesan la información de esta manera se desconoce, pero la genética puede que tenga que ver en ello.

Diagnosticando la dislexia

La dislexia suele diagnosticarse entre los 4 y los 6 años, cuando los Niños(as) típicamente comienzan a aprender a leer y a reconocer las letras y sus sonidos. En algunos casos, la dislexia no se hace aparente hasta que el niño(a) crece e intenta aprender gramática y sintaxis, y a leer temas más largos y complejos.

En niños en edad escolar o en adolescentes, algunos síntomas de dislexia puede que incluyan dificultad con los siguiente:

  • Haciendo rimas con las palabras o nombrando números y letras
  • Con direcciones, reconociendo la izquierda de la derecha o arriba vs. abajo
  • Leyendo mapas
  • Recordando los nombres correctos de las cosas
  • Memorizado listas y números telefónicos
  • Completando asignaciones y pruebas con cierto límite de tiempo

Un caso de dislexia puede ser confirmado solamente a través de una evaluación formal, la cual generalmente la realizan los especialistas en lectura de las escuelas, los psicólogos en las comunidades o los pediatras. Estas evaluaciones generalmente incluyen medir el coeficiente de inteligencia (IQ) del niño(a), y la capacidad de audición,visión y escritura.

Los efectos negativos de la dislexia

Un niño(a) con dislexia que observa a sus compañeros leer y progresar puede que se sienta "estúpido" porque tiene dificultades para mantener el mismo ritmo de sus compañeros. A medida que el niño(a) avanza en los grados elementales de la escuela, los problemas pueden empeorar ya que la lectura se hará más importante para continuar aprendiendo.

Los niños(as) que tienen este tipo de dificultades generalmente evitan leer porque les parece difícil o estresante. Como resultado, terminan perdiendo oportunidades de prácticas de lectura retrasando más su aprendizaje en comparación con sus compañeros. La auto-estima de un niño(a) que tiene dificultades aprendiendo en la escuela también sufre.

Tratando la dislexia

Afortunadamente, con la ayuda y la asistencia apropiadas, la mayoría de los ninos con dislexia son capaces de desarrollar estrategias que los ayudarán a permanecer en clases promedio.

Un niño(a) con dislexia generalmente trabaja con un profesor, tutor o especialista en la lectura para aprender estrategias especiales para este tipo de condición. El maestro(a) de su niño(a) puede que recomiende a un terapeuta académico - también llamado terapeuta de la educación o terapeuta del lenguaje académico - entrenado para trabajar con niños(as) que padecen dislexia.

En los Estados Unidos, bajo el decreto ley Americans with Disabilities Act (La Ley de Americanos con Discapacidades), un niño(a) con dislexia legalmente tiene derecho para recibir ayuda especial en las escuelas públicas que puedan ayudarle con la dislexia, como por ejemplo, darle tiempo adicional para pruebas o deberes o ayudarles a la hora de tomar notas.

Éxito más allá de la dislexia

Incluso con la intervención adecuada, un niño(a) con dislexia puede que encuentre muchas dificultades en la escuela. Es importante que usted apoye los esfuerzos de su hijo(a) motivándole y ayudándole a leer en casa. Igualmente, intente darle a su hijo(a) oportunidades para desarrollar confianza en sí mismo para que tenga éxito en otras áreas como deportes, un hobby, artes plásticas y arte dramático.

La dislexia no tiene por qué ser un impedimento para el éxito. Si su hijo(a) tiene dislexia, no significa que usted o los maestros(as) de su hijo(a) deban esperar menos de él o ella. Existen artistas, atletas, científicos y figuras de estado que han podido alcanzar el éxito a pesar de tener dificultades con la lectura.

Si usted sospecha que su niño(a) puede tener dislexia, hable con el doctor de su hijo(a), su maestro o un especialista en lectura. Cuanto antes trate un problema con la lectura, mas rápidamente su hijo(a) recibirá la ayuda que necesita.

Actualizado y revisado por: Mari L.Gavyn