Búsqueda personalizada

El capitán paraguayo



Hace mucho tiempo existía un país en donde la guerra nunca terminaba, se llamaba Paraguay, un joven muchacho llamado Sambudini, veía siempre a los soldados luchar y el deseaba ser de mayor un guerrero, ya llego el día en que Sambudini había sido mayor, se alistó para ser soldado, pero no le permitieron ser soldado porque era demasiado torpe, y entonces decidió irse por la noche a entrar en secreto, pero uno de los soldado se despertó y le pillo y el soldado le dijo con una voz fuerte ¿qué estas haciendo aquí? Sambudini le respondió venia a buscar comida, en realidad solamente quería engañar al soldado, el soldado lanzo un fuerte grito, que le despertó a todos hasta al capitán, cuando todos le pillaron le pusieron en un cuarto oscuro y le encerraron, sambudini estaba muy triste y entonces algo brillo en sus ojos era la luna, esto significaba que la ventana estaba abierta, por desgracia estaba demasiado alto como para que Sambudini pueda alcanzar así que espero hasta el otro día, al otro día todos los soldados se alistaron porque era otro de guerra, Sambudini enseguida se dio cuenta y que los soldados salieron a luchar, entonces Sambudini recordó la antigua profecía de los soldados “”lo pequeño es grande y lo grande es pequeño” asique Sambudini salto por el sofá que le dio tanto impulso como para llegar a la ventana y pudo llegar hasta donde estaban los soldados de un salto, los soldados estaban perdiendo y cuando estaban a punto de perder de verdad sambudini con su salto cayo encima de unos de los malos, el malo golpeo a Sambudini fuertemente, Sambudini fue tan tonto que encendió un cañón pero por suerte el cañón fue hacia todos los malos y gracias a eso triunfaron los saldados Paraguayos, y el Capitán le dijo a Sambudini, tú te mereces mejor que yo ser el CAPITAN PARAGUAYO, así fue como el torpe hombre se convirtió en un Capitán Paraguayo.
Autor: Rubén Dario Avalos Flores
Edad: 7 años
Nacionalidad: Paraguaya